Más ejercicio, menos peso: ¡decirlo es fácil...!

Una completa guía con soluciones a los problemas más frecuentes cuando intentamos hacer ejercicio con unos kilitos de más

Más ejercicio, menos peso: ¡decirlo es fácil...!


 

 

  

Mucha gente en nuestra sociedad actual no se siente cómoda con la forma en que se ve, siente que los kilos de más que tiene son un impedimento para desarrollarse en forma total en una sociedad que parece preferir otros modelos estéticos más estilizados. 

Por lo tanto, la gente que busca bajar de peso es mucha, y los métodos también lo son. Normalmente, los más utilizados son las dietas y la ejercitación.

Exceso de Peso y Obesidad

Pero hay que hacer una diferenciación en este área, entre aquellos que sufren de sobrepeso y aquellos que sufren de obesidad, ya que no es lo mismo. En el caso del sobrepeso, dependiendo de lo acentuado que sea, la decisión de perderlo suele pasar más por una cuestión estética y por sentirse un poco mejor, ya que, si bien trae algunas dificultades en lo físico, estas no son tan importantes ni tan notorias como para ser el impulsor de la necesidad de cambio.

Por otro lado, la obesidad es una enfermedad mucho más seria, las complicaciones para la salud son importantes y la necesidad de pérdida de peso impulsa el cambio para mejorar un estado contraproducente para nuestra salud.

La obesidad es un exceso de peso muy notorio, muy importante, con una gran cantidad de deposición de grasa en el tejido adiposo subcutáneo y  en los espacios periviscerales, que suele ser consecuencia de un aporte desmedido de sustancias energéticas, en mayor cantidad que la energía que se consume con las actividades diarias. 

Se suele pensar que la obesidad es un problema principalmente genético, pero esto por lo general no es así, sino que la presencia de varios obesos en una familia se da principalmente porque siguen pautas de alimentación similares. 

Lo genético también juega un rol, pero no es tan importante como se piensa. Lo más común es que la obesidad se deba a una incorrecta alimentación y a una tendencia a la vida sedentaria y a la falta de actividad física, más que a un problema de funcionamiento del organismo o a un problema glandular.

Los principales problemas físicos que acarrea la obesidad son un aumento de la hipertensión arterial; una menor pérdida de calor por el aislamiento que ofrece la capa de grasa presente en el cuerpo en forma subcutánea; aumentan las posibilidades de sufrir de diabetes; menor resistencia a las infecciones y un aumento en el riesgo durante las intervenciones quirúrgicas; gran aumento de la frecuencia con que se presentan los cálculos biliares; disminuye la expectativa de vida, en especial después de los treinta y cinco años de edad, cuando muchas de las muertes se asocian con el exceso de peso y con los problemas cardiacos que esto puede acarrear, como consecuencia de lo anterior.

De todo esto, podemos deducir que bajar de peso no es simplemente una elección estética (al menos en el caso de la obesidad), sino algo importante y que tiene un efecto claro en la forma en que nos sentimos.

Ejercitación y Obesidad

Como decíamos antes, los métodos para combatir la obesidad son muchos. En general, suelen ser más radicales que aquellos que se usan para combatir un simple exceso de peso, incluyendo operaciones quirúrgicas y medicación. 

Pero, como en todos los casos, lo más simple para utilizar y, aun así, altamente efectivo, es una combinación vieja y conocida: una dieta sana, con una alimentación correcta, y un programa de ejercicios que nos permita quemar calorías, hacer un gasto de energía y reducir la cantidad de tejido adiposo.

Cuando se plantea la necesidad de un programa de ejercicios (algo que no discutiremos, ya que es sin lugar a dudas una realidad) se suele dejar de lado un problema que mucha gente con un problema de obesidad grave se encuentra: que no pueden realizar el mismo tipo de ejercicios que otras personas, justamente por su gran tamaño y peso. 

Sí, la misma raíz de su problema es también un importante factor de dificultad a la hora de buscar la solución. 

Las maquinas de los gimnasios son demasiado chicas, no las pueden usar, algunos ejercicios se les hacen imposibles y, además, hay que tener en cuenta el impacto que esos ejercicios, con el agregado del peso de la persona realizándolos, pueden tener sobre determinadas partes del cuerpo, como las rodillas, por ejemplo.

Entonces, lo que trataremos en esta guía articulo son algunos consejos e ideas para realizar la ejercitación, algunos métodos que nos permitan superar estos problemas que puede traer el ejercicio físico mal realizado, amén de qué ejercicios son especialmente perjudiciales. 

Y veremos qué formas hay de superar los escollos que se nos presentan a la hora de comenzar con los programas de ejercitación, de enfrentarnos al gimnasio, de utilizar las maquinas más comunes y de entrenar correctamente los músculos.

Continúa la próxima semana...

        

© DoctorDietas - Más ejercicio, menos peso: ¡decirlo es fácil...!