Dieta de Reemplazo Parcial de Comidas (DRPC)

Quizás no la reconozcas por el nombre, pero seguro que la conoces. Aquí te explicamos sus fundamentos, y cómo podría ayudarte a adelgazar

Dieta de Reemplazo Parcial de Comidas (DRPC)


 

  

En este sistema, se reemplazan hasta 2 de las 3 comidas normales diarias por fórmulas especialmente preparadas, y ha sido popularizada por distintas compañías que producen dichos suplementos.
Es semejante a las dietas llamadas DMBC (Dietas de muy bajas calorías), pero para evitar algunas de las dificultades asociadas con ellas el reemplazo alimentario se realiza en forma parcial, no como la única fuente de alimento.
La tercer comida es la usual que cada persona hace en su vida cotidiana, usando planes alimentarios recomendadas o siguiendo guías específicas que restringen la cantidad pero no la calidad. La dieta suple un mínimo de 1000 Kcal y 75 g/Kg de proteína cada día.
La composición del reemplazo alimentario usado en la DRPC es similar a la usada en las modernas DMBC y frecuentemente ajustada a los estándares del gobierno de cada país.
Aproximadamente 8-10 gramos de proteína de alta calidad, 12 gramos de carbohidratos de bajo índice glicémico y 1 gramo de aceite rico en ácidos grasos esenciales, por ración, suplementados con electrolitos, fibra, micronutrientes y saborizantes.
Se debe poner mucho cuidado en la planeación y preparación de la comida. Al comienzo, para facilitar el cumplimiento, se anima las personas a simplemente reducir las porciones de alimento.

Se provee información nutricional en folletos adjuntos a los productos, en los cuales se anima a mejorar la elección de comidas y los hábitos alimentarios. Se reconoce que el éxito a largo plazo de cualquier programa de nutrición o pérdida de peso depende del desarrollo de "buenos hábitos alimentarios".
Las ventajas clínicas de la DRPC –según sus impulsores- incluyen ingesta incrementada de calorías y proteínas para evitar la cetosis y ayudar a mantener el balance de nitrógeno. La toma de una comida usual al día y la fibra del programa incrementan el volumen, mejorando la eliminación y reduciendo la incidencia de estreñimiento.
Otras ventajas incluirían: fácil plan alimentario, más alta saciedad y placer por la inclusión de las comidas favoritas, más facilidad de incorporación en las actividades de la vida cotidiana, por la inclusión de una comida usual, y mayor facilidad de transición del programa de pérdida peso al programa de mantenimiento.
El mantenimiento se puede facilitar incorporando un reemplazo de comida al día en la dieta. La experiencia ha mostrado que estos programas son seguros y efectivos, con una tasa de pérdida de peso de 0,5-1,0 Kg/semana.
El programa es extremadamente confiable, aún si es autoadministrado, y es efectivo cuando se utiliza: por períodos cortos de tiempo, para alcanzar una meta de pérdida de peso definitiva, o por períodos prolongados, para una mayor pérdida de peso o como parte un régimen de mantenimiento del peso fisiológico.
El reemplazo de comida

Durante la pérdida de peso, se debe alcanzar un balance energético negativo y se debe mantener por el período de tiempo necesario para generar el resultado deseado.
La amplitud del desequilibrio energético determina la tasa de pérdida de peso, así, considerando que cada kilogramo de grasa corporal almacenada contiene aproximadamente 7700 Kcal, un balance energético negativo de 550 Kcal/día conlleva a una reducción de la grasa corporal de aproximadamente 0.5 Kg/semana.
La restricción energética severa, que conduciría teóricamente a una pérdida de peso más rápida, puede ser nociva y, a largo plazo, de efectividad cuestionable. Durante la actividad diaria normal, incluyendo dormir, estar sentado, trabajar suavemente en la oficina, etc., el cuerpo usa un sistema aeróbico para generar ATP y otras moléculas de alta energía necesarias para la vida.
En el metabolismo aeróbico, la energía proveniente de grasas y carbohidratos tiene aproximadamente en una relación 1:1. Para optimizar la reducción de grasa corporal, por lo tanto, se necesitan suficientes carbohidratos para mantener el metabolismo aeróbico.
Un exceso de carbohidratos disminuirá la eficiencia de la reducción lipídica e incluso puede producir ganancia ponderal; una deficiencia de carbohidratos, en cambio, llevará al sacrificio de proteínas para gluconeogénesis y finalmente al desarrollo de cetoacidosis.
Aunque se reduzcan los requerimientos de energía durante los programas de pérdida de peso, las necesidades de macro y micronutrientes permanecen esencialmente sin cambios, aunque puede argumentarse que las necesidades de proteína pueden aumentar ligeramente para contrarrestar cualquier posibilidad de "canibalizar" tejido magro.
Así el reemplazo de comida debe formularse para abastecer un mínimo de carbohidratos, proteína adecuada y ácidos grasos esenciales, con un complemento de micronutrientes y fibra.
El reemplazo de comidas suele estar diseñado para mezclarse con leche descremada a fin de proveer una bebida sabrosa que supla 200 Kcal por ración y como mínimo el 25% de los requerimientos diarios de proteína y nutrientes claves.
Calóricamente, cada reemplazo de comida provee el 25% de la ingesta mínima recomendada de energía de 1000 Kcal, con 600 Kcal provenientes de la comida usual de la persona, adecuada a las recomendaciones brindadas con el polvo para reemplazo alimentario.
       

© DoctorDietas - Dieta de Reemplazo Parcial de Comidas (DRPC)